Sandro Fernandes: el desafío de continuar en la vanguardia.

Él administra uno de los más bellos puntos turísticos del mundo, reconocido como una de las tarjetas postales de Brasil. Paseo imperdible a quienes visitan la ciudad. Sandro Fernandes es CEO del “Bondinho do Pão de Açucar” (Ferrocarril del Pan de Azúcar).

Paulista, radicado en Rio hace siete años, desde julio de 2018 lidera la compañía. “Mi desafío diario administrando una atracción de 106 años y que ya recibió 47 millones de visitantes, es continuar en la vanguardia. La historia muestra que el “Bondinho” siempre estuvo a la frente de su tiempo.

En 1972, cuando el tema del medio ambiente todavía no tenía la gran importancia de hoy, todo el sistema del teleférico fue cambiado, pasando a usar la energía limpia y renovable. Somos el primer emprendimiento turístico de Brasil con el sello verde de la “Associação Brasileira de Normas Técnicas (ABNT), miembro del Global Ecolabelling Network (GEN), una entidad internacional de certificación”, se lo dice.

Lo más antiguo teleférico en operación en el mundo, el único que no se cierra durante todo el año, el “Bondinho”, localizado en el complejo de morros de Urca, Zona Sur de Rio, recibe cerca de 4 mil visitantes al día. Pesquisa realizada en enero de 2019, revela que cerca de 77% de brasileños y 23% de extranjeros. “Estoy muy optimista que vamos a aumentar el número de extranjeros con el fin de la obligación de la visa a los turistas de países como Estados unidos, nuestro tercero mayor público”.

Sandro ha creado en sus nuevas áreas en la compañía, una para quedarse más cerca del trade trurístico y otra digital, para capacitar y mejorar su equipo con las herramientas tecnológicas. El objetivo mayor del CEO es emocionar y proporcionar una visita inolvidable al turista. Se acabó de crear con parejas, el paseo 3 por 1 en lo que el turista tendrá la oportunidad de andar en barco, en helicóptero y en el Bondinho.

Hay el Tour Ecológico, donde es posible conocer mejor la fauna y la flora de la Mata Atlántica de los morros donde está ubicado el teleférico. “Tenemos 98 hectáreas de Mata Atlántica lista para encantar”, se lo habla. Curiosos en saber cómo funciona la operación técnica del Bondino, que nunca para, pueden hacer el Tour Bastidores. En el Tour histórico, historias y leyendas envolviendo el Bondinho centenario, con contadas a los turistas. Entusiasmado, él también habla de uno de los proyectos futuros. “Lo quiero transformar el Bondinho en un emprendimiento “plastic free”, sacar todo y cualquier uso del plástico. Algunos parques del mundo ya lo son. Nos es fácil, pero está entre mis directrices”.

Más informaciones: www.bondinho.com.br